Mallorca en tiempo de crisis provocada por Covid19.
La población global está afrontando grandes desafíos, y todos nos hemos vistos afectados económicamente de manera directa o indirecta por el virus. 
Son en estos momentos en que el mundo afronta momentos de incertidumbre, es cuando ciertos valores tangibles se hace aún más evidente.
 El sector inmobiliario en Mallorca es consolidado, lo que hace de este lugar una inversión segura por varios motivos: El creciente de la población en los últimos 20 años fue del 40%. Unas magníficas infraestructura, el clima cálido del mediterráneo, su entorno natural, sus playas y montañas, una ciudad cosmopolitano, la tranquilidad y paz, garantiza una buena calidad de vida.
El crecimiento de la población se nota considerablemente en cada pueblo y en la capital mallorquina, principales inversores proceden de Inglaterra y Alemania, además de otros países al norte de Europa. Sin embargo las estrictas leyes de la construcción, limita la construcción masiva y desenfrenada. Además en el año 2020 las zonas rústicas también se vieron muy afectadas por las nuevas restricciones en la construcción.
Mayor restricción en la construcción justifican gran interés en propiedades ya edificadas.